Pulsa para reintroducirte en esta sede



ENTREVISTA: OSAMU DEZAKI

ANIMERICA Magazine nº. 17

En 1998, ANIMERICA fue afortunada al poder entrevistar al veterano animador Osamu Dezaki en Tokyo. En estas líneas hacemos una transcripción fiel de dicha entrevista, en su traducción al castellano, al tiempo que manifestamos respetar en todo momento los derechos de copyright de sus autores sobre la información suministrada.


Primera parte: Dezaki habla sobre los comienzos de su temprana carrera y su bautismo en el estudio de animación de Osamu Tezuka: Mushi Production.


ANIMERICA: ¿Cómo se convirtió en animador?

Dezaki: Fue hace mucho tiempo. Osamu Tezuka tenía una productora, que aún continúa en el mercado, llamada Mushi Pro, y entré a trabajar allí como animador. Sin embargo, antes de eso, yo ya dibujaba manga y formaba parte de un club de animación a la edad de 19 años. Incluso, un poco antes, dibujaba cómics en el Instituto. Si le dijera los títulos que dibujé, no creo que los reconociera.

ANIMERICA: ¿Qué tipo de manga dibujaba?

Dezaki: No creo que los jóvenes de ahora lo entiendan, pero en aquella época se podía alquilar manga. Mucha gente diferente publicaba sus trabajos en un sólo volumen. Yo dibujaba páginas que me permitían conseguir dinero para seguir dibujando; era un trabajo a tiempo parcial mientras aún seguía estudiando. Por eso pensé que cuando finalizara mis estudios me convertiría en mangaka. Sin embargo cuando llegó ese momento, el negocio del alquiler de manga se fue a pique; más o menos al tiempo que Takao Saito (Golgo 13) comenzó a vender sus trabajos en formato manga de alquiler.
Aunque en aquel entonces yo era aún estudiante, me había convertido en un mangaka profesional. Había estado seguro de poder ganarme la vida con eso, debido a ello no me esforcé demasiado en mis estudios y no accedí a la Universidad. Por aquel entonces, el manga había empezado a adaptarse a animación para televisión, en 1962 más o menos. Cada ciudad tenía al menos un local donde se podía alquilar manga (un poco como los centros de videojuegos de hoy en día) por 10 yens/noche. No obstante, cuando comenzó la animación en televisión, la gente dejó de alquilar mangas y lo que yo pensaba que podía ser mi futuro profesional se vino abajo. Durante un año, trabajé en Toshiba, pero no me gustaba aquello. No tenía habilidad para ese trabajo, no tenía futuro allí.

ANIMERICA: ¿En qué consistía su trabajo en Toshiba? ¿Era un puesto técnico?

Dezaki: Entré porque tenía contactos y se me asignó al proceso de producción. Sin embargo allí no tenía ninguna tarea definida, me dedicaba más bien a pasear y matar el tiempo. Fue exactamente un año después de que yo comenzara en Toshiba, que Mushi Pro abrió sus puertas y empezó a producir Tetsuwan Atom. De enero a mayo, estuvieron entrevistando animadores, mi solicitud de empleo fue aceptada y comencé a trabajar para ellos en agosto. Tetsuwan Atom fue el primer programa animado transmitido por televisión, con un total de 30 o más episodios. Fue así cómo conseguí mi primer empleo en el mundo de la animación.

ANIMERICA: ¿Estuvo trabajando como animador desde el principio?

Dezaki: ¡Por supuesto que no! Empecé como intercalador. El puesto de animador vino después. Debido a que yo empecé como dibujante de mangas profesional, fue una transición rápida. Dos o tres meses después de entrar, ya trabajaba como animador. Hubo allí mucha gente pionera en la animación antes que yo.

ANIMERICA: ¿Después de ser animador, se convirtió en director de animación?

Dezaki: Bueno, hice muchas cosas entre tanto. A medida que pasaban los años, Mushi Pro se fue involucrando en más proyectos y yo trabajé en ellos. También hice labores de creación de storyboards como trabajo en paralelo, pero cuando los de Mushi Pro se enteraron me pidieron que lo dejara. Al mismo tiempo, junto con algunos amigos, creamos una pequeña productora de animación, fue entonces cuando me designaron como director de animación de Tetsuwan Atom.
Yo soy un mangaka convertido en animador, pero hace muchos años que no dibujo historias propias. Ahora considero que el trabajo de animador es muy interesante. Añades sonidos y música, haces que todo el conjunto se mueva. Me enamoré de esta profesión. Desde entonces he hecho tanto storyboards y animación, como dirección.

ANIMERICA: ¿Entonces básicamente usted ha aprendido por su cuenta?

Dezaki: Sí, más o menos. No había nadie entonces que pudiera enseñarme. No existían escuelas de animación. Ahora las hay, como el Yoyogi Animation Institute, por ejemplo, y otras. En el pasado, todo el mundo aprendía por sus propios medios. Nadie quería perder el tiempo en enseñar.

ANIMERICA: ¿Quiso ser un mangaka desde el principio?

Dezaki: Sí, aún me gusta, por supuesto.

ANIMERICA: ¿Cómo era trabajar en los proyectos de Mushi Pro?

Dezaki: Al principio fui simplemente un animador más. ¿Sabe usted algo de intercalación? A lo mejor nunca ha oído hablar de ello. Ese trabajo consiste en intercalar las animaciones realizadas por los animadores, en otras palabras, añaden más fotogramas para suavizar los movimientos.

ANIMERICA: Es uno de los trabajos existentes en animación.

Dezaki: Exacto. Yo no dediqué mucho tiempo a intercalar. Al fin y al cabo, los trabajos de intercalación no son creativos, no improvisan movimientos, por eso siempre he odiado dedicarme a ellos.

ANIMERICA: ¿Trabajaba Osamu Tezuka directamente en los proyectos?

Dezaki: Ya he hablado sobre esto varias veces. Tezuka era la persona a la que había deseado parecerme cuando era niño. Su influencia hizo que muchos de nosotros nos dedicáramos a dibujar manga. Cuando estuve trabajando en Tetsuwan Atom, él solía venir y chequeaba mis storyboards. Como yo me llamaba Osamu, igual que él, la gente solía referirse a mí como Osamu-chan. Siempre he tenido la impresión de que eso a él no le gustaba.

ANIMERICA: ¿Es que a Tezuka no le gustaba que existieran rivalidades?

Dezaki: No, no era esa la razón. Creo que simplemente a él no le gustaba el nombre. (Risas). Cuando yo hacía los storyboards, el solía decirme “Tenemos que hacer esto más divertido”. Yo era muy joven entonces y me quedaba en shock al escucharle. Siempre pensé que la serie debía ser un poco más seria. Aún lo pienso. Todavía le recuerdo diciendo aquello, y me sigue afectando.

ANIMERICA: ¿Cómo cree que ha cambiado la animación japonesa desde entonces?

Dezaki: Desde un punto de vista artístico, creo que el dibujo ha mejorado enormemente. Entonces se animaba en blanco y negro. Cuando vuelvo a ver Tetsuwan Atom ahora, veo muchas cosas. Por supuesto, el lado técnico de la animación también ha avanzado mucho. Sin embargo, los sentimientos tras el trabajo eran mejores entonces. Eramos gente muy distinta, trabajando juntos, pero la sensación que teníamos era la de que éramos libres. Atom nos influyó muy positivamente a todos, aunque el trabajo nunca dejó de ser duro.

ANIMERICA: Entonces, me da la impresión de que los viejos días le parecen mejores.

Dezaki: Sí. Entonces, trabajábamos sólo para un estudio y para un solo proyecto cada vez. Yo trabajaba en otras cosas a la vez, pero era sólo porque quería. Los jóvenes animadores de hoy día, trabajan para varias compañías y en distintos proyectos al mismo tiempo. En un film de 400 escenas, varios estudios suelen ser subcontratados y aunan esfuerzos. Pocos animadores, en el presente, pueden ver el proyecto completo antes de que sea lanzado comercialmente. También he visto directores que, a fuerza de trabajar duro, han conseguido popularidad y han podido decidir los trabajos que deseaban hacer. Muchos de ellos son mejores que yo; pero casi todos los que se han dirigido hacia áreas experimentales, han acabado eclipsándose.
Un director es una persona que hace muchos tipos de trabajos diferentes, incluso la de escribir guiones; sin embargo, una vez que la película llega a exhibirse, su función cambia radicalmente. Creo que en las películas de imagen real pasa lo mismo. Los guiones se escriben con palabras y transcribirlas en imágenes es una forma de expresión, una manera diferente de divertir a la audiencia. Hoy día, tanto los animadores como el director se ajustan literalmente a un guión establecido, es la única manera de trabajar ya que, en caso contrario, el escritor se quejaría. En el pasado, cualquiera podía tener una buena idea que cambiara el guión, y esos cambios eran aceptados si mejoraban el producto final. En una atmósfera tan restringida como la que vivimos, el director se dedica exclusivamente a convertir las palabras en imágenes.

ANIMERICA: ¿Cree que hoy en día es el guión el que tiene la fuerza en el medio televisión, y el director en el cine?

Dezaki: En animación no sucede eso exactamente. No hay un tour de force entre guión y director. Si el guión tiene potencial, el director puede reducir su función a transcribirlo literalmente. Siempre he pensado que uno empieza con un trabajo original, al que se le agrega gente diferente, y consecuentemente se obtiene un producto final nuevo. La gran variedad de ideas que la idea original inspira, es su riqueza. Un concepto original sólo tiene detrás a un creador, está es su debilidad. Una buena idea puede llevar a aproximaciones distintas en su adaptación a los distintos medios.

ANIMERICA: ¿Y las veces que usted ha creado su propio proyecto?

Dezaki: Entonces he tenido completa libertad. Sin embargo mis historias también han sido modificadas. Es natural. Trabajé para Moby Dick de la NHK y por varias razones el proyecto fue cancelado antes de que pudiera terminarlo. El tiempo que estuve trabajando en él, fue de gran libertad artística.



Segunda parte: Dezaki habla acerca de por qué las películas de Hollywood no son lo que eran, al igual que de su trabajo en la serie Black Jack.


ANIMERICA: Las escenas de operaciones quirúrgicas en Black Jack son muy realistas. ¿Recibió algún tipo de asesoramiento para hacerlas?

Dezaki: Por supuesto. Corregí los storyboards después de consultar con un especialista. Yo no entiendo mucho de medicina, pero sé qué tipo de situaciones merece la pena describir. Lo que yo creo que es interesante de Black Jack no es el trasfondo científico. Cuando uno va a un hospital, puede sentir allí un tipo de tensión especial y diferente. El médico recita nombres de fármacos y explica su uso en lenguaje coloquial, aunque a veces no nos ayude demasiado. (Risas). Era esa clase de atmósfera la que quería reflejar. No importa que la terminología empleada sea o no comprensible. Lo que deseas es sentir la tensión y creo que el equipo creativo lo ha logrado. En ese sentido, hacer animación no es un proceso en el que la creatividad está perfectamente calculada. Todos colaboramos para dar esa sensación de realismo. Esa es la base de la animación. Hay otras producciones en las que el espectador sólo tiene que sentarse durante dos minutos y ya sabe de qué va toda la historia.

ANIMERICA: Es como ser capaz de resumir una película con sólo haber visto el trailer.

Dezaki: Exacto. Hay películas que sólo tienen entidad en los trailers.

ANIMERICA: Como el caso de Independence Day.

Dezaki: Me divierten los videojuegos pero los gráficos por sí solos no hacen una película. Si tomamos un entorno mecanizado, dentro de un guión de Ci-Fi, en el que el énfasis está puesto en gráficos generados por ordenador, el resultado será que la audiencia se fijará sólo en dichos gráficos. Me imagino que esa clase de películas está bien para aquellos a los que les gustan los parques de atracciones. Pero no para alguien a quien realmente le guste el cine.

ANIMERICA: ¿Se refiere a esas películas tan comerciales que sitúan los clímax exactamente “x” minutos antes de los cortes publicitarios?

Dezaki: Recuerdo una película antigua titulada 12 Angry Men. La historia se sitúa en una sala donde delibera un jurado. Es el tipo de película que no tiene el valor de un parque de atracciones. Su encanto reside en el argumento y en sus personajes. Un film de esas características no piensa en las pausas publicitarias, no sigue los criterios comerciales. Me da pena que esas buenas películas desaparezcan. Creo que la animación podría dar resultados parecidos.

ANIMERICA: Volviendo a sus trabajos. Dirigió el shojo animado deportivo Ace o Nerae (sobre tenis) y Ashita no Joe (de boxeo). ¿Le gustan los deportes?

Dezaki: Sólo soy capaz de jugar al golf. (Risas). Me parece fascinante el que la gente se modele a sí misma a través del deporte. Aunque también es posible esculpir a la persona a través de actividades no deportivas.

ANIMERICA: También dirigió One pound gospel.

Dezaki: ¿La ha visto?

ANIMERICA: Rumiko Takahashi es una autora muy popular después de todo. En esta revista publicamos muchas ilustraciones suyas para los lectores. De hecho One Pound Gospel se sitúa en un entorno de boxeo.

Dezaki: Me encanta la relación que existe entre la monja y el boxeador. Me pidieron que dirigiera el Animé, sin embargo yo estaba sujeto entonces a ciertas obligaciones contratuales y no podía utilizar mi nombre real, de ahí que aparezca como director pero bajo pseudónimo. Me gustan los universos creados por Takahashi.

ANIMERICA: Sobre todo las interesantes relaciones personales.

Dezaki: Sí, es cierto.

ANIMERICA: ¿Le interesa la temática de robots?

Dezaki: Ese es un género que tiene mucho que ver con las personas. Los protagonistas no son humanos, pero los mechas implican la existencia de cabezas pensantes detrás de ellos. No deseo comparar este género con el deportivo, pero no deja de ser otro ángulo desde el que poder retratar a los seres humanos. Ello puede llevar a resultados interesantes.

ANIMERICA: ¿Trabajó directamente con Rumiko Takahashi?

Dezaki: Nunca nos vimos, pero me enteré de que le gustaban mis storyboards.

ANIMERICA: ¿En qué se diferencia trabajar en un Animé dirigido a chicas, como La Rosa de Versalles, a hacerlo en uno orientado a chicos, como Lupin III o Golgo 13?

Dezaki: La primera vez que leí un shojo manga fue cuando tuve que dirigir Ace o Nerae. (Risas). En esa época, los shojos y los shonen eran muy parecidos. Poco después de que Ace o Nerae se publicara, los mangas para chicas empezaron a desarrollar su particular estilo y temática. Fue entonces cuando dejé de leerlos. Sucedió que me vi envuelto en la dirección de Ace o Nerae, y pedí una copia del manga porque no estaba seguro de poder dirigirlo. Después de todo, es la historia de una estudiante de Instituto, jugadora del equipo de tenis, y su interés amoroso en su entrenador, Jin Munakata, que se muere de una enfermedad incurable. Si extraes todos esos elementos, puedes obtener una buena historia. Aún así, debía traducir en imágenes la indescriptible atmósfera que rodeaba a una historia dirigida a chicas. (Risas). Fue un magnífico reto.

ANIMERICA: ¿Fue igual con La Rosa de Versalles?

Dezaki: Lo cierto es que los únicos mangas para chicas que he leído son Ace o Nerae y La Rosa de Versalles. (Risas). Las mujeres tienen más imaginación que los hombres y su sensibilidad es fascinante. Una mujer no es ese ente afeminado y lloroso que los hombres parecemos creer. Tienen aspectos terroríficos, también. Y mucha fuerza, eso era algo que deseaba retratar. Es más fácil ser imaginativo acerca de lo desconocido. Por ejemplo, hay un manga de Ryoko Ikeda titulado Oniisama-e. Cuando dirigí el Animé, Ikeda me comentó que conocía a las mujeres mejor que muchas de ellas mismas. Me pregunto si será verdad.

ANIMERICA: ¿Cree que existen géneros que se le dan mejor que otros o que le gustan más que otros?

Dezaki: En ese sentido, me gusta todo. Aparentemente, existen mangas para chicas en los que los únicos personajes que aparecen son varones. Hay muchas historias de muchachos que se enamoran entre sí. Este es un género dentro del manga totalmente novedoso para mí. Me pidieron que dirigiera un Animé de esta temática, pero cuando leí el manga no acabó de gustarme. Hombres enamorándose de otros hombres; básicamente una alternativa a la fantasía masculina acerca de lo que podría suceder en un dormitorio de chicas, pero al revés. Se trata de historias que gustan a aquellas chicas a las que les excita pensar en un romance entre hombres. Como no he podido entender ese tipo de historias, he declinado las ofertas que me han hecho de dirigir Animés basados en ellas. Soy un hombre maduro, y mi opinión sobre este tipo de relaciones es completamente diferente a la de la audiencia. Es para chicas jóvenes que desconocen ese mundo y fantasean acerca de él. Tuve que decir que no me consideraba suficientemente bueno para el trabajo. (Risas). En ese ambiente no existe espacio para mi imaginación creativa. Después de todo, ese tipo de historias no presenta un verdadero desarrollo psicológico de los personajes. La belleza física es suficiente.

ANIMERICA: Ahí es donde radica todo.

Dezaki: Debe ser. Y yo debo de estar haciéndome viejo para no entenderlo. (Risas). Ahí tiene un género en el que no he trabajado.

ANIMERICA: Sin embargo, usted ha desarrollado a los muy masculinos Cobra, Lupin y Golgo. ¿En qué se inspiró cuando dirigió estos Animés? ¿En las películas de Hollywood, por ejemplo?

Dezaki: Hay situaciones que he podido extraer de ahí. Hubo algo que me sorprendió mucho de Golgo. Yo seguía la historia, y a Golgo, como si fuera un fotógrafo en su persecución y él un tigre de la jungla. De hecho, me di cuenta de que en realidad no conocía a Golgo. Él es un hombre cuya profesión consiste en matar a la gente, por eso nunca he podido entrar realmente en su psique. Así hice el Animé. Después tuvimos que doblarlo. El doblador de Golgo se presentó dos horas tarde el día que lo habíamos citado. Todos estábamos preocupados porque no sabíamos si tendríamos el film terminado a tiempo. Pensábamos que tardaríamos otras tres o cuatro horas. Sin embargo, acabó en 30 minutos. (Risas). Tenía sólo cinco líneas.

ANIMERICA: (Risas)

Dezaki: Quizá dos frases completas en total. Cinco escenas en las que hablaba.

ANIMERICA: También ha dirigido Sohryuden de Yoshiki Tanaka.

Dezaki: Sí. Sohryuden fue siempre un proyecto para vídeo. Nunca se pensó que fuera algo para TV. Iba a ser un episodio piloto de 40 minutos dividido en dos segmentos de 20 minutos cada uno. Me gustó el proyecto porque me agradan las series.

ANIMERICA: ¿Le gustan las novelas de Tanaka?

Dezaki: Sí.

ANIMERICA: Aparte de Sohryuden...

Dezaki: Sí.

ANIMERICA: Su trabajo más famoso es La leyenda de los Héroes Galácticos.

Dezaki: Sí.

ANIMERICA: ¿Cree que Cobra pertenece al género de la Ci-Fi? ¿Como director de animación prefiere la Ci-Fi a historias más realistas como Ashita no Joe o Golgo 13?

Dezaki: No creo que sea muy diferente, pero se puede ser más efectista con la Ci-Fi. Es algo divertido.

ANIMERICA: ¿Cómo en los cuentos asombrosos?

Dezaki: Sí, me gustan los cuentos asombrosos. (Risas). También me gustan los bluffs realistas.

ANIMERICA: Mighty Orbots fue una serie para la TV americana. ¿Le gustó trabajar con los americanos?

Dezaki: Bueno, la mayor parte de los animadores eran japoneses. Los chicos de USA sólo escribieron la historia, el guión era de un escritor japonés. También teníamos unos storyboards americanos al principio, pero tuvimos que rehacerlos. Así se hicieron los 13 episodios, casi como una producción 100% japonesa.

ANIMERICA: ¿Les dijeron algo los sponsors de la serie?

Dezaki: Nada específico. Sólo que teníamos que hacer la serie. Aunque al final salieron a relucir algunas cosillas.

ANIMERICA: ¿Cómo empezó el proyecto?

Dezaki: El presidente de TMS entonces, el señor Fujioka, quería vender algo a USA. Por eso decidió incluir personal americano. Sucedió en un momento en el que las historias de mechas eran un boom en Japón, por eso se decidió exportar la idea a USA. Era algo totalmente novedoso.

ANIMERICA: ¿Se la podría definir como una comedia sobre robots?

Dezaki: Quizá.

ANIMERICA: ¿Qué le pareció trabajar en un ese género?

Dezaki: No era muy diferente. Además me divierte la comedia.

ANIMERICA: Antes ha mencionado su experiencia en Mushi Pro.

Dezaki: He envejecido desde entonces. (Risas). Entonces contaba con 37 ó 38 años.

ANIMERICA: Hizo comedia, pero bajo un envoltorio un tanto serio.

Dezaki: No sé. Intentamos hacerlo al estilo americano. No sé si lo conseguimos.

ANIMERICA: ¿En qué está trabajando ahora?

Dezaki: En la séptima OAV de Black Jack, después quisiera retomar La leyenda de Moby Dick, que ha estado parada durante todo este tiempo. Luego, Golgo 13.

ANIMERICA: ¿En cuál piensa esforzarse más?

Dezaki: Por supuesto en todas ellas, pero es cuestión de tiempo. Quizá sea La leyenda de Moby Dick la que más dura me resulte, porque aún quedan 8 episodios por hacer.

ANIMERICA: Pensaba que esa serie había concluído ya.

Dezaki: No, aún no hemos hecho el final.

ANIMERICA: Ya hizo en el pasado una película de Golgo 13. ¿Cómo se siente al volver al proyecto después de todos estos años?

Dezaki: Trece o catorce años. Quizá más. Dieciséis o diecisiete. Ha pasado tanto tiempo que casi lo he olvidado. (Risas). Es una producción totalmente nueva.

ANIMERICA: Creía que no.

Dezaki: ¿Cómo lo diría? Soy consciente de que ya he trabajado en esto antes, pero no sé cuál será la reacción de la audiencia.

ANIMERICA: ¿De qué se trata la nueva historia?

Dezaki: Una líder de una guerrilla sudamericana llamada Queen Bee descubre que es la hija ilegítima de un candidato norteamericano a la Presidencia. Cuando era niña fue secuestrada y vendida como esclava, pero su padre no hizo nada para impedirlo.

ANIMERICA: ¿Se ha basado en algún hecho reciente?

Dezaki: La idea original surgió cuando la hija del millonario de la prensa escrita norteamericana Hearst, fue secuestrada y acabó escapando por sus medios de sus captores. Aunque la idea ha sido transformada. Queen Bee se convierte en una líder y decide vengarse de su padre. Por eso quiere asesinarlo durante su campaña electoral. Por su parte, el equipo del candidato, tiene sospechas y contrata a Golgo para que asesine a Queen Bee. ¿Qué sucederá cuando ambos se encuentren? (Risas)

ANIMERICA: ¿Queen Bee es como la abeja reina de una colmena?

Dezaki: Sí. Es una mujer extraña que ha debido luchar mucho en su vida. Su concepto de los hombres, el amor y el sentido de la vida, es muy excéntrico pero positivo. Al final Golgo le dispara y ella muere, pero creo que su breve vida fue maravillosa.

ANIMERICA: ¿Sonríe Golgo cuando ella muere?

Dezaki: No, pero la mujer sí tiene múltiples reacciones. Cuando ella le dice “Este ha sido mi modo de vida”, Golgo le responde “Ha sido un respetable modo de vivir”. Y, a continuación, ella muere. Sin embargo, antes de morir, le pide a Golgo que asesine a un amigo de su padre, ya que fue este quien lo corrompió. Y él acepta el trabajo aunque no hace ningún comentario. Debió respetar mucho a la mujer cuando accedió. Hice el OAV con esta intención, que Golgo siempre respetara a Queen Bee.

ANIMERICA: Si Golgo llegara a morir, ¿seguiría su historia después de ello?

Dezaki: Golgo no puede morir. Si muriera, resucitaría. (Risas).

ANIMERICA: ¿Qué opina de los OAVs y las series de TV animadas que se hacen ahora?

Dezaki: Intentan contar buenas historias, sólidas, que gusten a la audiencia. Los directores están trabajando en escenarios muy pintorescos; pero eso, siempre que ayude a mejorar el drama, es positivo. El aspecto visual tiene su importancia, no es lo principal pero sí un ingrediente más de la historia. Esa es mi opinión, pero yo formo parte de la antigua escuela. (Risas).

ANIMERICA: ¿Se refiere a la expresa atención en el físico de los personajes femeninos o a la importancia de utilizar como dobladores a actores populares?

Dezaki: Todo depende de lo que los productores pretendan comunicar a través del film. El número de trabajos con mensaje está disminuyendo. Los productores parecen más interesados en su comercialización y en el merchandising que en el film en sí mismo. La audiencia tampoco es estúpida y cuando la fórmula se repite, estoy convencido de que se aburren. Por supuesto, fui uno de los primeros en utilizar recursos gráficos en las producciones que dirigí, pero sólo cuando eran relevantes para la historia, para reforzar el argumento o dar más empuje a un personaje. A través de la animación, al contrario de lo que pasa en las películas de imagen real, no puedes reflejar la realidad exacta, por eso intenté centrarme en el desarrollo psicológico de los personajes, utilizando toda la pantalla para ello.

ANIMERICA: Creo que una buena dirección es independiente del estilo de animación, pero sus trabajos son también bonitos desde el punto de vista visual.

Dezaki: Gracias por el cumplido. Pero sigo creyendo que su función es la de realzar la historia. Yo pretendo que el espectador se identifique con los personajes. Incluso los menores detalles tienen importancia. Nada se desperdicia.



Tercera parte: ¡La conclusión! Dezaki responde a la pregunta “¿Qué autores cree que han influido en sus trabajos?”. Y especula sobre si sería posible animar obras de James Joyce.



ANIMERICA: ¿Qué mangakas y animadores han influído más en usted?

Dezaki: La inspiración más obvia sería Osamu Tezuka. Aunque era un artista manga, le encantaba la animación y quiso, de alguna manera, dedicarse a ello, por eso en sus mangas hay un gran sentido del movimiento. Debido a su fallecimiento, no le dio tiempo a hacer todo lo que quería pero aquello a lo que aspiraba era maravilloso. Además de él, la lógica evolución de Tezuka, Takao Saito. Su estilo es más realista. Mi favorito es Tetsuya Chiba; cuando trabajé en Ashita no Joe me dio consejos como autor del manga, pero su sentido del tiempo y de la imagen era extraordinario, creo que fue el primero en enfrentar seriamente el medio animación.

ANIMERICA: Por otro lado, ¿se ha fijado en algún animador que se haya inspirado en usted?

Dezaki: No creo ser yo la persona más idónea para responder a esa pregunta. Hay muchos animadores que han trabajado para mí y luego por su cuenta. Me gustaría que a todos les fuera bien, pero no debería dar sus nombres. (Risas). Después de todo en este trabajo hay mucha competitividad, incluso los protegidos de uno. No pretendo pensar que yo les enseñé, todos somos rivales.

ANIMERICA: ¿Aún sigue viendo animación y leyendo mangas?

Dezaki: Para ser sincero, no veo demasiada animación, pero sí películas de imagen real. También documentales. Me gustaría poder adaptarlos a la animación.

ANIMERICA: ¿Cuál es su película favorita?

Dezaki: Son pocas. (Risas). El ladrón de bicicletas, una película europea. No sé si es reciente pero es buena. También me gustan los clásicos. No creo que esas viejas películas pudieran hacerse igual hoy en día, con los sistemas de producción imperantes. El Amante también tiene un lugar destacado. Y El paciente inglés; aunque si piensas en su argumento, no tiene necesariamente que tener sentido.

ANIMERICA: ¿Intenta incorporar un tema constante en todos sus trabajos?

Dezaki: Quizá... estar en contra de la autoridad.

ANIMERICA: Es decir, trata temas diferentes en cada película.

Dezaki: Sí, aunque quizá debiera preguntar a la audiencia. A lo mejor ellos sí piensan que estoy haciendo siempre lo mismo. (Risas). He emprendido muchos proyectos, pero creo que en todos ellos se habla de la libertad y del sentido de la vida.

ANIMERICA: ¿Tiene un proyecto soñado? ¿Algo en lo que realmente le gustara trabajar ahora mismo?

Dezaki: Mi trabajo más personal es La leyenda de Moby Dick, por eso no puedo emprender otra cosa hasta que no consiga terminarlo. Pero me encantaría, por ejemplo, trabajar en el proyecto Monkey King, con mi propia visión del argumento.

ANIMERICA: Si se decidiese por las leyendas tradicionales, ¿quizá acabaría adaptando Kojiki o Nihon Shoki?

Dezaki: Quizá. Pero si se animaran, no sé cuál sería el resultado. (Risas). También me gustaría poder animar una novela que hubiera tenido éxito como tal. Muchas novelas actuales, como las de Tanaka, son en realidad descripciones de escenas visuales. Creo que yo podría transformarlas en imágenes. Por ejemplo, los haikus de Machi Tawara o el haiku de Hosen Ozaki.

ANIMERICA: ¿Qué me dice de animar a James Joyce?

Dezaki: Joyce, ¿el poeta?

ANIMERICA: Sí, el escritor irlandés.

Dezaki: ¿El Ulysses?

ANIMERICA: Sí.

Dezaki: Sería divertido.

ANIMERICA: ¿Sería posible?

Dezaki: Creo que sí. Yo pienso que es posible adaptarlo todo a la animación, aunque no que siempre se pueda adaptar bien. (Risas). Si tratáramos de adaptar un poema, un haiku o una canción, lo más fácil sería trasladarlo a imágenes con seres humanos reales, ahí hemos topado con un muro. La animación aún está en su período realista, aunque se está adentrado en el impresionista. Yo me considero un impresionista. La animación acabará por convertirse en abstracta. Me gustaría seguir esa dirección, pero no sé si podré hacerlo bien. No resultaría demasiado complicado siempre que se cuente con apoyos reconocibles. No como el arte abstracto.

ANIMERICA: ¿Quiere decir que este medio aún tiene que madurar?

Dezaki: Absolutamente. Yo sólo intento alcanzar el mundo de Van Gogh, pero hay otros caminos.

ANIMERICA: En la historia de la pintura y la música, los adelantos han surgido cuando la creatividad se estancaba, y los trabajos se volvían más abstractos.

Dezaki: Por supuesto. Los primeros trabajos abstractos tuvieron que ser los más humanistas. Y, eventualmente, sólo la forma se mantuvo y tenías que preguntarte qué era lo interesante de ello. Tendría que haber sido algo más accesible, por eso se desgastó y sólo las técnicas se refinaron. El contenido no siguió a la forma de expresión. O quizá sí, pero los artistas que podrían habernos convencido de ello, ya han desaparecido. Debería poder evitarse, o a lo mejor es inevitable, y el proceso volverá a repetirse.

ANIMERICA: En los últimos años, los remakes de películas antiguas se han hecho populares. Quizá Golgo 13 y Black Jack están en esa línea.

Dezaki: Es posible.

ANIMERICA: ¿Cuál ha sido su responsabilidad en ello?

Dezaki: En lo que respecta a Black Jack, nunca antes se había animado. El manga es antiguo, y la animación moderna. Golgo 13 fue animado sólo una vez en el pasado, y yo trabajé en ello. De alguna manera, estoy haciendo un remake de mi propio trabajo, no del de otra persona. Sería diferente si fuera al contrario. Si algún animador joven hiciera un remake de Ashita no Joe, me levantaría de mi tumba. Aunque no dudo que pudiera suceder en el futuro. (Risas)

ANIMERICA: ¿Sufriría la rivalidad?

Dezaki: Probablemente, ya que habría perdido mi oportunidad. Además de que el trabajo de ese otro podría convertirse en un éxito. (Risas) Creo que sería la señal para que me retirara.

ANIMERICA: Para usted, ¿son muy importantes La Rosa de Versalles y Ashita no Joe?

Dezaki: Sí. Sigo creyendo que Ashita no Joe es un trabajo incompleto. Siempre que tengo la oportunidad, lo menciono. Me gustaría poder dirigir una animación basada en la infancia de Joe. ¿Qué hacía él antes de aparecer en el Namibadashi?

ANIMERICA: ¿Qué diferencia existe entre tener éxito en Japón y en el extranjero?

Dezaki: No veo que yo haya conseguido éxito en Japón, por eso no puedo darle una respuesta. Pero si perdiera la posibilidad de hacer las películas que deseo, sería mi final. Cada vez que termino un trabajo, es como si acabara de pasar las eliminatorias (Risas) y se me permitiera continuar hasta el último round. Por eso trabajo tan duro en cada uno de mis proyectos. Por ejemplo, si creyera que debo corregir 300 fotogramas de Golgo 13, y no lo hiciera, no podría continuar como creador. Es mi propia presión psicológica, y hago esas correcciones aunque me digan lo contrario. Por supuesto, tengo en cuenta a la audiencia, pero yo sería el más avergonzado si el producto no saliera como deseo. Por supuesto, existe un límite al perfeccionismo, debido a los plazos y al presupuesto, pero siempre intento poner el máximo de mi parte. Si no lo hiciera, no podría seguir trabajando en mi siguiente proyecto.
Mi línea de trabajo es como redactar un borrador. Si empezara a creer que ninguna de mis ideas puede llegar a realizarse, no sería capaz de proyectar más de lo que creyera posible. Tengo miedo de eso. Si trabajara en un proyecto y me demostrara que sigo aún uno o dos pasos por delante de los demás, estaría todavía en el estado mental que me exijo para poder acometer un futuro trabajo. Era más duro cuando era más joven. Solía pensar que no había nada después del proyecto presente... Es como si fuera a morir después del proyecto en el que me hallo, por eso tengo que dar el máximo de mí. Supongo que es una actitud anticuada (Risas) pero la actitud es una de las pocas cosas en las que nos podemos permitir equivocarnos. No existen las segundas oportunidades.

ANIMERICA: Entonces se esforzará hasta el final.

Dezaki: Sí. Después de todo no sabemos lo que nos deparará el futuro. Si no puedes reafirmarte sobre lo has hecho hasta ahora, no puedes avanzar. Hacer animación es el fruto de esfuerzos combinados, el entorno es duro de soportar si llevas el ego por delante. Me dan pena los jóvenes animadores de hoy en día, los productores les dicen que, simplemente, están sacando a la luz un producto. Quizás tienen ideas propias, pero no les dan libertad a su creatividad. Los que no se amoldan son presionados hasta que acaban por plegarse.
Cuando era joven, fui a un Festival de animación. No me acuerdo de su nombre, pero sí de que en él se exhibían muestras de animación de 5 ó 6 minutos de duración para someterlas a debate. La gente que trabajaba en estos proyectos eran los considerados animadores. Yo entonces estaba en el proyecto de Tetsuwan Atom y pensaba que ellos eran tan sólo artistas experimentales; para mí la animación para ser considerada como tal, debía transmitirse por TV, allí era donde debían estar los profesionales. Ahora, a veces, siento la tentación de hacer trabajos experimentales, aunque todavía no lo he hecho.

ANIMERICA: Osamu Tezuka hizo animación experimental

Dezaki: Sí, él trabajó en ambos tipos de animación.

ANIMERICA: ¿Sería lo ideal, intentar ambos?

Dezaki: No lo creo. No pienso que las muestras experimentales de Tezuka influyeran mucho en sus trabajos profesionales. Esos fueron sus comienzos. Cualquiera podría producir un corto. Pero creo que es mejor contratar a un equipo grande y producir una película o una serie. Así es como la expresión finalmente madura. Sin embargo, también una sola persona puede acometer varios proyectos por su cuenta, y ser todos ellos buenos.
Me gustaría trabajar en un corto. Quizá de 52 minutos. O de 26. Seguro que se podría encontrar un modo de expresión que no requiriera la inversión de un gran presupuesto. No podría ser un proyecto al que se le dedicara sólo un día a la semana. Al fin y al cabo somos profesionales que trabajamos 365 días al año. Si nos dedicáramos a algo sólo en determinados días, para impresionar a la gente, ¿cómo se vería afectado nuestro trabajo del resto de la semana? No me gusta mucho la alternativa.

ANIMERICA: ¿Ha visto Evangelion?

Dezaki: Sí, un poco.

ANIMERICA: ¿Sólo un poco?

Dezaki: Hacia el final, ese trabajo se vuelve experimental. Está bien, pero no creo que sea la mejor manera de hacer ese tipo de animación.

ANIMERICA: ¿Qué hace cuando no trabaja? ¿Cuáles son sus hobbies?

Dezaki: Juego al golf.

ANIMERICA: ¿Música? ¿Películas?

Dezaki: También. Veo mucho la TV. Especialmente ahora que tenemos tanta variedad de canales. Sin embargo, veo poca animación.

ANIMERICA: ¿Qué consejo le daría a un animador joven?

Dezaki: Si te gusta, trabaja en ello. No intentes buscar la aprobación de los demás. Piensa que siempre puedes mejorar. Lo principal es que te guste trabajar y te divierta la animación. Hay muchos artistas con bastante talento, pero eso no significa que lo tengan fácil. Vivimos en la era de la imagen. Los animadores son fácilmente sustituibles. Es muy duro. Es necesario trabajar en equipo y, al mismo tiempo, hay que demostrar individualidad. Debes amar tu trabajo, si quieres tener éxito. Hay que saber lo que se quiere. Y, ante todo, perseverar. Algunos de nosotros amamos esta profesión precisamente por lo dura que es. (Risas)

ANIMERICA: Eso parece más la descripción de la persona que puede conseguirlo, que un consejo.

Dezaki: Somos gente maniática. (Risas) Si persigues algo con energía, te diviertes. Los creadores necesitan conocimientos amplios. Hay que explorar el mundo y acumular experiencias, aunque éstas estén sólo en tu cabeza.

ANIMERICA: Pero los maníacos tienden a ser de mente estrecha y profunda.

Dezaki: Bien. Es necesario ser profundo, pero la profundidad no tiene sentido si no se tiene la apertura mental necesaria. Es bueno ver cosas diferentes y extraer conclusiones. Hay que perseverar y no descorazonarse. (Risas) Yo podría decirle a alguien que no me gusta su trabajo, pero para tratar de que mejore. Sin embargo, esa persona puede decepcionarse ante mi comentario. Hay mucha gente que se abate con facilidad, por eso soy reacio a dar mi opinión.

ANIMERICA: La gente joven de hoy día, ¿es diferente en ese aspecto?

Dezaki: Lo único en lo que piensan es en evitar el ridículo y en ser diferentes de los demás. Si no buscáramos diferenciarnos, ¿qué sería de nosotros? Quizá sólo aquellos que desean ser diferentes de los demás, deberían dedicarse a esta profesión.

ANIMERICA: Es bastante dura.

Dezaki: Sí, pero también hay gente joven con mucho coraje. Algunos quieren sólo lo mejor, y no pueden continuar si se desvían de esa idea sólo un poco. Muchos tan sólo pueden conseguirlo si trabajan en condiciones óptimas.

ANIMERICA: Yo creo que uno mejora a medida que supera obstáculos.

Dezaki: Mucha gente abandona al menor tropiezo, o incluso antes de tener que enfrentarse con él. Temen descorazonarse. Puede doler, pero es necesario sufrir los reveses del destino. Lo interesante es saber recuperarse de la caída. Es lo mismo que evitar tener novia porque te dolería romper con ella alguna vez.

ANIMERICA: Creo que hay jóvenes que son así.

Dezaki: Es una pena. Es triste fracasar, pero no puedes dejar que eso te detenga.

ANIMERICA: Para finalizar, ¿tiene algo que decir a sus fans?

Dezaki: Como dije antes, continuaré haciendo trabajos divertidos y de calidad que combinen buenas historias y relaciones humanas. Por supuesto, también intentaré cosas nuevas, pero aquellos son los proyectos que prefiero. Espero que os gusten.

ANIMERICA: ¿Volverá alguna vez a La Rosa de Versalles?

Dezaki: Estoy convencido de que haría algo distinto si me pidieran que volviera a trabajar en ello.

ANIMERICA: Muchas gracias.

Dezaki: De nada.

 
REGRESAR AL INDICE DE ARTICULOS


inicio de página