Pulsa para reintroducirte en esta sede



MAS ALLA DE
LOS SAMURAIS EN ADIDAS

Raqueta de oro tiene mucho en común con otros Animés de género deportivo: ese exagerado sentido de la competición y el honor, distorsionado y engrandecido hasta el paroxismo. No son deportistas, ni rivales, ni competidores: son... bueno, ¡son Klingons! Y hoy es un buen día para morir en la cancha.

¿Qué tiene de diferente Raqueta de oro? Bien, no demasiado. Sí que hay algo, y es el hecho de que Marta, como legado viviente de Jeremías al deporte del tenis, es protegida y amada por las mismísimas personas que se batirán con ella sobre la cancha. Desde la partida de Jeremías, existe siempre ese sentimiento de amor y cariño entre los protagonistas, incluso en medio del torneo más fiero, esa amistad y camaradería, cálida e irrompible, que va más allá del respeto y admiración habitualmente subrayados en el resto del Animé de género.




inicio de página